Nuevo Código de Conducta en desarrolladoras de Software Libre

¿Qué medidas se deberían tomar cuando el ambiente laboral se ve alterado por continuas disputas e intercambio de descalificativos fruto de la diferencia de opinión? Algunas entidades alrededor del software libre creen haber encontrado la solución, decidiendo tomar cartas en el asunto en pos de un trabajo colaborativo más afable.

Aplicación de “Códigos de Conducta”

Como en muchos trabajos, el desarrollar software libre genera cierto estrés por el hecho de trabajar en equipo con demasiadas personas, y la diversidad de opiniones puede dar lugar a acaloradas discusiones en las que se dice lo que se piensa muy a la ligera. Por razones como ésta y para crear una ambiente de trabajo más respetuoso y calmado, Linux ha decidido adoptar un “Código de Conducta” en su institución.

Anteriormente, ya existía un Código de Conflicto, pero lamentablemente no ha conseguido su objetivo de promover el civismo y el “ser excelentes el uno para el otro”. Este nuevo Compromiso del Código de Conducta del Colaborador dice, tal como aparece en su página web:

“Con el interés de fomentar un ambiente abierto y acogedor, como contribuidores y mantenedores nos comprometemos a hacer que la participación en nuestro proyecto y nuestra comunidad sea una experiencia libre de acoso para todos, independientemente de su edad, tamaño corporal, discapacidad, etnia, características sexuales, identidad de género y expresión, nivel de experiencia, educación, estatus socioeconómico, nacionalidad, apariencia personal, raza, religión o identidad y orientación sexual”.

Medidas similares están siendo adoptada por otras desarrolladoras de software libre como GNU, que ha escrito su propia Guía de Comunicación Amable, redactada por su mismo líder, Richard Stallman.

Pero tiene ciertos inconvenientes, pues…

El problema surge cuando se adaptan códigos de conducta con tendencia religiosa, por ejemplo, o que implementa ideologías de manera obligatoria por parte de la directiva. Tiene que haber una línea que determine el alcance de este código en cuanto a las conductas personales y que respete la libertad de culto, de ideología política, y de identidad sexual. Cuando un código se inmiscuye en estos asuntos, está resultando impositivo y discriminatorio. Ejemplo de ello sería la polémica surgida alrededor del Código de Conducta de la comunidad de SQLite, basado en principios cristianos, que ha provocado no pocas polémicas, teniendo que recular e indicar que lo anteriormente publicado era un Código Ético del fundador del proyecto.

Consideraciones para los nuevos tiempos

El poder expresar una opinión o idea sin temor a ser sancionado es uno de los principios básicos de la libertad de expresión, la cual puede llegar a verse limitada por estos códigos de conductas que se están aplicando. No obstante, encontrar un equilibrio entre el ofender y el sentirse ofendido/a resulta fundamental hoy en día, pues uno de los efectos de la globalización, de la tecnología y de internet es la comunicación entre personas de diversos países de forma inmediata. La diversidad cultural es un factor que se ha de tener presente, pues el respeto a los valores de cada cultura y/o persona resulta fundamental para una convivencia pacífica.

 

Este artículo ha sido realizado por Cristian Díaz Hernández y Cecilia V. Becerra Brito.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.