Cierre de una etapa, comienzo de otra nueva

Hoy, con la aprobación de una nueva delegación de competencias y la toma de posesión del nuevo Consejo de Dirección de la ULL, todos los que formábamos parte del anterior equipo hemos sido cesados de nuestros cargos. Por lo tanto, este es el final de una etapa de la OSL y el comienzo de una nueva y, obviamente, este es mi mensaje de despedida como director.

Tengo que decir que a nivel personal estoy cansado pero muy satisfecho. He formado parte de un equipo humano que ha puesto a la ULL entre las 10 primeras universidades en TIC y que durante estos 4 años nos ha mantenido entre los cinco primeros puestos en compromiso con el software libre. Creo que en este periodo hemos sabido fortalecer las relaciones de la OSL con los compañeros de vicerrectorado y con la ETSII —por esta vez, permítanme que la vuelva a llamar así— aunque sin duda lamento que la coyuntura no nos haya permitido llegar más lejos. En ese sentido, sin duda deseo que el nuevo director tenga éxito y consiga dar algunos pasos más para, por ejemplo, crear comunidad que luego se una a la Plataforma de apoyo al Software Libre de la ULL como nosotros lo hicimos en su momento.

Estos años, lo que la vicerrectora llamaba champiñones —según ella, sistema asilado que para crecer necesita mucha agua, que crece en el lugar mas insospechado y que en muchas situaciones es venenoso— ha limitado notablemente nuestra capacidad para centrarnos al 100% en los objetivos con los que se propuso la creación de esta oficina. Y eso obviamente lo hemos tenido que compensar a costa de horas de sueño. Aún así hemos quitado unos cuantos y, aunque que es obvio que no los hemos eliminado todos, creo que hemos puesto nuestro granito de arena para allanar el camino de cara a que el nuevo equipo pueda concluir esta importante tarea. Porque en mi opinión, para que el software libre progrese en la ULL es fundamental que en la OSL vuelva a haber tiempo para darlo a conocer. O lo que es lo mismo, para dar charlas por los centros, organizar talleres de iniciación destinados a todos los públicos y desarrollar materiales formativos sobre herramientas libres estratégicas para la ULL, entre muchas otras posibles actividades.

Por fortuna, todo eso quedará en las manos de Patricio García, al que felicito y deseo toda la suerte del mundo en esta nueva etapa de la OSL. Sin duda se inicia un tiempo de oportunidades.

Final de The Matrix Revolutions.
Escena final de The Matrix Revolutions.

Yo, antes de retirarme a descansar al Valhalla de lo Directores de la OSL —junto con Alberto Hamilton, Paco Almeida y Rodrigo Trujillo— 😉 sólo quiero dar las gracias a todos los que me han acompañado en este camino. A Rosi, que confió en mi, ofreciéndome esta fantástica oportunidad de desarrollo personal hace ya más de 5 años; al personal de STIC y de la UDV, con los que hemos trabajado codo con codo y de los que, como buen amante de la tecnología, he aprendido muchísimo; a mis compañeros de vicerrectorado, con los que he compartido proyecto y con los que ahora no paro de ir de fiesta en fiesta de despedida; a Juana Rosa, incansable trabajadora, que más de una vez nos ha sacado a todos las castañas del fuego; a todos los que han colaborador con la OSL, dando cursos, ayudando en el CUSL o invitándonos a impartir charlas sobre software libre; y ¿como no? a todos los becarios —hoy fantásticos profesionales— del primero al último, que han pasado durante estos años por la oficina dejando un pedazo de ellos mismos.

A todos, muchas gracias. ¡¡Seguiremos en contacto!!

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.