La administración central del estado una vez más NO es neutral

Una de las batallas permanentes de la comunidad de software libre está en el uso de los estándares, especialmente por parte de las administraciones públicas. Nosotros mismos en esta OSL y en el Vicerrectorado de Tecnologías de la Información y Comunicaciones, del que somos parte, hemos trabajado muy duro para que se aprobara una política de estándares abiertos para esta institución en consonancia con la legislación vigente. Pese a lo cual nos queda mucho por hacer, ya que hay costumbres muy arraigadas que hacen que la inercia ante el cambio sea enorme. Aun así no desistimos y trasladamos sistemáticamente a los responsables las quejas que nos llegan respecto al incumplimiento de las normas relativas a los formatos de los documentos y el uso de estándares abiertos.

Obviamente en este contexto, se nos cae el alma a los pies cuando vemos que una administración no respeta ni las leyes que ella misma promulga y que son muy claras al respecto. Por ejemplo, el Real Decreto 4/2010 dice en su artículo 11.1 “Las Administraciones públicas usarán estándares abiertos, así como, en su caso y de forma complementaria, estándares que sean de uso generalizado por los ciudadanos, al objeto de garantizar la independencia en la elección de alternativas tecnológicas por los ciudadanos y las Administraciones públicas[…]”. Añadiendo en el apartado 2 del mismo artículo “En las relaciones con los ciudadanos y con otras Administraciones públicas, el uso en exclusiva de un estándar no abierto sin que se ofrezca una alternativa basada en un estándar abierto se limitará a aquellas circunstancias en las que no se disponga de un estándar abierto que satisfaga la funcionalidad satisfecha por el estándar no abierto en cuestión y sólo mientras dicha disponibilidad no se produzca”.

Así que por lo pronto parece que el asunto está muy claro y sin embargo, en la vigente convocatoria del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación 2013-2016 del Ministerio de Economía y Competitividad —¿sabrá en ese ministerio lo importante que es para la competitividad el garantizar la independencia en la elección de alternativas tecnológicas?— los modelos de los documentos están exclusivamente en formato DOC. Esto es sencillo de comprobar si vamos, por ejemplo, a los modelos de la convocatoria de proyectos de I+D.

Lamentablemente, pese a lo que ha transcurrido desde 2010, en esto no hay ninguna novedad. Muchas administraciones siguen poniendo sus plantillas de documentos en los formatos de Office. Sin embargo lo más sangrante es lo que podemos leer en la primera página de documentos tales como Memoria técnica individuales.doc de dicha convocatoria:

2. ...
3. Se recomienda completar la memoria empleando un pc con sistema operativo Windows y usando como procesador de textos MS Word (MS Office).
4. ...

Pues sí. No los dicen tal cual, en frío y sin anestesia. Usa PC —nada de MAC u otras cosas raras— con Windows y Microsoft Word que la neutralidad tecnológica, la independencia y las leyes no tienen nada que ver con nosotros.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.