Política Institucional de Uso de Estándares Abiertos

El uso de estándares es un elemento clave en la innovación y el desarrollo tecnológico ya que proporciona un marco de trabajo común que hace posible la interoperación entre equipos y sistemas, incluso cuando son de distintos fabricantes. Esto, que es cierto para cualquier ámbito de la técnica, se vuelve especialmente relevante cuando hablamos de sistemas tan complejos como los sistemas informáticos modernos. Por ejemplo, es un hecho comúnmente aceptado que sin estandarización la existencia de la Internet de la que disfrutamos hoy en día no hubiera sido posible [CrueTic2007].

Sin embargo no todos los estándares por el mero hecho de serlo son igualmente beneficiosos para el desarrollo tecnológico. Concretamente los estándares denominados como abiertos son especialmente interesantes porque favorecen la competencia plena entre proveedores de una tecnología y sus productos y servicios asociados [Swann2010]. Para mejorar el acceso de las Administraciones públicas a las tecnologías de la información (TI), a través de un mercado más diverso y para dar al sector público la flexibilidad de poder cambiar entre proveedores y productos, las especificaciones TI deben estar basadas en estándares abiertos, es decir, estándares que puedan ser implementados por cualquiera.

Política Institucional de Uso de Estándares Abiertos de la Universidad de La Laguna

Así comienza el documento de la Política Institucional de Uso de Estándares Abiertos de la Universidad de La Laguna aprobada en el Consejo de Gobierno del 26 de julio de 2012. Dicho documento establece la obligatoriedad en la ULL de utilizar estándares abiertos en la web y otros medios electrónicos de difusión; al tiempo que recomienda su uso en las comunicaciones internas de la institución con el objeto de preservar el acceso a los documentos a lo largo del tiempo. Los objetivos de esta medida no son sólo obtener los beneficios citados respecto al desarrollo tecnológico y la interoperación de equipos y sistemas, sino también cumplir con las obligaciones establecidas en la Ley 11/2007 de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos y el R.D. 4/2010 por el que se regula el Esquema Nacional de Interoperabilidad en el ámbito de la Administración Electrónica.

El documento también establece que el Vicerrectorado de Tecnologías de la Información y Desarrollo digital será el responsable de indicar los estándares abiertos recomendados. De hecho incluye una primera selección de estos, para los tipos de contenido más comunes, de entre los que cabría citar como recomendados:

  1. Documentos
    1. El estándar PDF como opción preferencial para los documentos de texto, hojas de cálculo y presentaciones en sus versiones finales o de los que se desea almacenar una copia que no vaya a necesitar ser modificada. De este estándar preferiblemente deben utilizarse las versiones PDF/A (ISO/IEC 19005-1:2005) o PDF 1.7 (ISO/IEC 32000-1:2008).
    2. El estándar OpenDocument (ISO/IEC 26300) para los documentos de texto (.ODT), hojas de cálculo (.ODS) y presentaciones de trabajo (.ODP), en los que previsiblemente se tengan que realizar tareas de edición.
  2. Imágenes
    1. El estándar PNG (ISO/IEC 15948 e IETF RFC 2083) como opción preferencial para las imágenes de mapa de bits. Especialmente para las no fotográficas o no similares a fotografías (es decir, aquellas con transiciones bruscas y grandes áreas de colores sólidos que por ejemplo pueden contener texto, arte de línea o gráficos) y aquellas donde, incluso siendo fotográficas, sea conveniente preservar la calidad del original, por ejemplo porque previsiblemente se tengan que realizar tareas de edición.
    2. El estándar JPEG (ISO/IEC 10918, ITU-T T.81, ITU-T T.83, ITU-T T.84 e ITU-T T.86) para las imágenes de mapa de bits fotográficas o similares a fotografías, preferentemente en sus versiones finales y especialmente cuando vayan a ser publicadas en Internet.
    3. El estándar SVG, en las versiones establecidas por el W3C, como opción preferencial para las imágenes vectoriales. Si estas deben incluir imágenes de mapa de bits, se hará utilizando alguno de los estándares recomendados para ese tipo de imágenes.
  3. Contenedores multimedia
    1. El estándar OGG, en las versiones establecidas por la fundación Xiph.Org (IETF RFC 3533), como opción preferencial de contenedor multimedia. Tal y como indica la norma (IETF RFC 5334) con este formato se utilizará la extensión .OGG o .OGA para los archivos que exclusivamente contengan audio y la extensión .OGV para los que contengan vídeo, tanto si va acompañado de audio como si no.
  4. Codecs de audio
    1. El codificador-decodificador con pérdidas Vorbis, en las versiones establecidas por la fundación Xiph.Org, como opción preferencial para los flujos de audio.
    2. El codificador-decodificador sin pérdidas FLAC, en las versiones establecidas por la fundación Xiph.Org, para los flujos de audio cuando sea conveniente preservar la calidad del original.
  5. Codecs de vídeo
    1. El codificador-decodificador Theora, en las versiones establecidas por la fundación Xiph.Org, como opción preferencial para los flujos de vídeo. En caso de que vaya acompañado de audio en el mismo contenedor OGG, este será codificado utilizando el codec Vorbis.

Obviamente estamos ante un paso muy importante para esta universidad, no sólo porque así deja por escrito su compromiso con estos estándares y con el acceso electrónico sin restricciones de los ciudadanos, sino también porque ahora existe un documento con unas directrices claras que todo debemos cumplir. Esto facilitará que se puedan tomar medidas oportunas respecto al contenido que se publica en nuestras webs o que se programen los cursos y talleres que sean necesarios para cumplir de manera eficaz con lo indicado en la norma. Además, siguiendo la corriente actual de mejora del Gobierno TI en la ULL, es importante que existan una políticas claras y bien definidas que estén a disposición de los miembros de la comunidad, ya que todos aquellos proyectos TI que se desarrollen deberán cumplir con estás políticas al tiempo de alinearse con los objetivos estratégicos de la institución.

Recuerda “si quieres comunicarte con nosotros, respeta la Política Institucional de Uso de Estándares Abiertos de la Universidad de La Laguna“.